Tienda Mascotas Online - MonzterBuy ® Colombia

Recompensa y castigo - Las claves para un condicionamiento operante efectivo en nuestras mascotas

Más artículos de tu interés

Comportamiento adecuado en perros y gatos
Equilibrio emocional y actitudinal en animales
Aprende a elegir adecuadamente el entrenador de tus perros
Adopta un animal desamparado
Tienda Mascotas Online
bsizq
bsder

Condicionamiento Operante
en mascotas

Recompensa y castigo

El condicionamiento operante es un pilar fundamental en el entrenamiento de un perro, gato o cualquier otro animal, ya que consiste en hacer entender a nuestras mascotas que toda acción que decidan realizar tendrá una consecuencia (positiva o negativa).

Un ejemplo de condicionamiento operante en la vida cotidiana es cuando un perro se acerca a molestar a una serpiente y ésta lo muerde. La respuesta de la serpiente es un condicionamiento operante para el perro, ya que en este caso es castigado por la acción que realizó.

El condicionamiento operante es una herramienta muy fácil de usar por los dueños de mascotas, pero es un arma de doble filo que debe ser usada con cuidado, ya que está presente en el día a día y podríamos estar condicionando mal a nuestras mascotas sin darnos cuenta. Un ejemplo claro de un mal condicionamiento es cuando nos disgusta que nuestro perro se siembre al lado de la mesa del comedor en espera de ligar algún bocado, por lo cual reaccionamos de manera indignante. En dichas ocasiones olvidamos que sin querer hemos sido los causantes de tal comportamiento cuando en el pasado hemos arrojado comida desde la mesa de forma deliberada. Éste es un condicionamiento operante del cual no fuimos conscientes, pero que causó un comportamiento negativo en nuestra mascota.

Es necesario que entiendas que con el condicionamiento operante los castigos disminuyen y la conducta de tu mascota mejora. El peor error al adiestrar a nuestras mascotas es darles instrucciones contradictorias, por lo tanto siempre debes recompensar a tu perro cuando haga algo bien y siempre debes reprenderlo cuando lo haga mal. Con el tiempo, actuando de esta manera, harás que tu mascota tienda a mejorar notablemente su comportamiento.

Aversivo y Punitivo

Aversivo significa algo nocivo o doloroso para los perros y Punitivo es algo que reduce o elimina una conducta no deseada. Teniendo en cuenta esto podemos decir que muchas de las formas que la gente usa para modificar un comportamiento no deseado en una mascota son castigos aversivos, los que en la práctica van a ser nocivos para el perro, pero no van a mejorar su conducta realmente.

Un ejemplo de castigo aversivo es tirar constantemente y deliberadamente de la correa de sujeción, para cualquier cosa y por cualquier razón, cuando lo sacas a pasear. Otro ejemplo es gritarlo repetidamente invocando su nombre: PLUTO NOOO! PLUTO NOOO!  PLUTO  NOOOOO! Cuando te sea imprescindible utilizar más de 3 veces una misma orden para frenar una conducta lo más seguro es que lo estés haciendo mal.

Por tanto, es necesario cambiar el castigo aversivo por el castigo punitivo. Los expertos recomiendan que la forma más eficaz de corregir el mal comportamiento de las mascotas es realizando un refuerzo positivo en vez de un castigo. Una forma muy útil de castigo no aversivo es reprender al perro usando la voz con palabras como “Chssst ó Eh” o también dando una orden clara con voz firme. Adicionalmente, esto se puede reforzar imprimiendo un toque decidido o palmada en alguna zona sensible de su cuerpo, como la entrepierna o entre sus costillas.

Es importante pues que no te desentiendas de la educación de tu perro, ya que él no aprenderá los buenos hábitos por ósmosis o por unción divina. Él requiere de tu atención y acompañamiento en su proceso de aprendizaje. Así que cuando decidas tirar de la correa de sujeción para corregir alguna conducta indeseada, no lo hagas como un maniático reprimido, ni tampoco de mala gana. Revisa primero cómo está tu estado de ánimo y luego aplica las sugerencias anteriores.

Ten presente que mientras tu mascota no atienda una orden clara a la tercera vez como máximo, será necesario que cambies de táctica o que revises la manera como lo estás haciendo. Es un proceso que requiere de tu atención y paciencia.

El Clicker

Esta herramienta es muy efectiva para modelar conductas de perros y gatos tales como "obediencia", "saltos o cabriolas", "tareas de perros guía" y "ejercicios olfativos". No obstante, es necesario que entiendas lo importante de aprender a manejarla conscientemente, pues requiere que el entrenador esté concentrado en la actividad que desarrolla el perro y haga clicks (chasquido de dedos) en el momento justo, con el fin de que el animal relacione correctamente la acción y entienda su significado.

Si decides utilizar el Clicker para educar a tus mascotas, es necesario que entiendas que el sonido del chasquido de dedos puede significar 3 cosas para el animal:

A. Que la recompensa está próxima.
B. Que el ejercicio ha finalizado.
C. Que es justo lo que estás buscando.

Algo importante que debes saber es que el Clicker no es para todo el mundo. Algunos entrenadores consideran que es una herramienta que limita mucho el desarrollo de una interacción fluida con las mascotas, puesto que perturba el uso de otras herramientas también importantes como lo son los gestos del entrenador, las indicaciones con su mano e incluso su propia voz. Así como dicen por ahí: "cada maestrico con su librito". Como recomendación al respecto solo podemos decirte que atiendas tu corazón, utiliza tu intuición y tu sentido común. Tú debes decidir si usas o no usas este recurso.

El instinto

Después de haber hablado de todas las normas que nos ayudan a que nuestras mascotas tengan un buen comportamiento, es importante que sepas que no son infalibles en el largo plazo debido al "desvío instintivo". Este síndrome fue descubierto en el año de 1961 tras intensos estudios con diversos animales, el cual mostró que el Clicker no era infalible todas las veces, que las recompensas con comida eran rechazadas inclusive por animales hambrientos y eran reemplazadas por un comportamiento más instintivo y primario. En resumen, estos estudios mostraron que no se puede cambiar completamente la conducta de una especie sin conocer primero las pautas de su instinto, su evolución y su relación con el medio ambiente.

César Millán nos recuerda que el "adiestramiento canino" es algo inventado por el hombre y en definitiva no puede superar la "psicología canina" inventada por la naturaleza. Por eso insiste mucho en que debemos interactuar con nuestros perros pensando en el orden correcto: animal, especie, raza y nombre. Cuando adquieres mascotas de cualquier especie, perros o gatos, es necesario que entiendas que primero son animales, que responden a un instinto primitivo que genéticamente los domina. Luego debes tener presente que existe una tendencia natural a ciertos comportamientos la cual está directamente influenciada por la raza. Y finalmente, sí puedes ponerle un nombre a todo este compendio.

Es importante también que aquellos perros y gatos que han tenido algún nivel de adiestramiento, continúen manteniéndose entrenados. Para esto es fundamental que sus dueños sean muy disciplinados a lo largo de toda la vida de sus mascotas, pues es la única forma para que este aprendizaje no se pierda.

Artículo basado en el libro: Las Reglas de Cesar Millán – Editora Aguilar.

bbiizq
bbider